Featured

Descubre porqué los sistemas educativos orientales pueden ayudar a criar niños inteligentes y hábiles

Las naciones del este asiático como China, Japón y Corea tienen las calificaciones más altas del sistema educativo en todo el mundo según PISA. Los adolescentes de estos países la mayoría de las veces muestran un mejor rendimiento a nivel de comprensión, matemáticas y ciencia, en comparación a  otros adolescentes en el mundo.

Los padres orientales intentan asegurarse de que sus hijos crezcan y se conviertan en personas inteligentes y exitosas, que respeten a sus mayores y a su sociedad, y que en general sean buenos seres humanos. Pero, ¿cómo lo logran?

Para lograr esto, han seguido algunas reglas especiales durante muchos años. Estas son algunas de las reglas:

1. La educación no es lo más importante en la vida para ellos.

Siguen esta idea solo durante los primeros dos años de la vida de sus hijos. Durante este tiempo, las emociones son cruciales, por lo que los niños reciben muchísimo calor y protección. La respuesta física es primordial, con los padres llevando a sus hijos aun cuando no los necesiten.

Los padres asumen que sus hijos entienden todo. Aunque los niños no pueden contraatacar, recopilan y levantan datos antes de que nazcan. Entonces, los padres intentan ser ídolos para sus hijos cuando son muy pequeños.

2. Valoran la experiencia personal.

Contrario al sistema educativo occidental, los padres en el Este no rechazan las cosas. Si un niño intenta hacer algo amenazante o adverso, los padres intentan apartar la mirada de él. Lo hacen porque creen que prohibir que un niño haga algo mata su interés por investigar.

Los niños serán advertidos sobre los peligros de las cosas y por qué no deberían hacerse, pero nadie les impedirá hacer nada. Por lo tanto, como adultos tienen una forma de pensar más imaginativa, pueden encontrar mejores soluciones, seguir reglas esenciales y respetar a sus mayores.

3. Ponen el interés de los demás antes que el de ellos.

Mientras que los padres occidentales dirían algo como “No te hagas daño”, los padres en el Este dirían: “No lastimes a los demás”. Antes de cumplir los tres años, los niños son educados para honrar a otras personas y a los animales. Así mismo, son educados para buscar la verdad, observar el autocontrol y respetar la naturaleza.

Se les enseña a vivir en armonía con los demás, a ayudarlos y a tener en cuenta sus sentimientos. La gente en Japón considera que este enfoque es esencial para el crecimiento de la sociedad. Por lo tanto, a los niños se les enseña a ser parte del equipo.

4. Los niños practican deportes y asisten a clases a una edad muy temprana.

Después de que los niños aprenden modales básicos, están listos para su desarrollo integral. Los niños de tan solo tres años tienen que tomar clases de inglés, matemáticas, dibujo, actuación y canto todos los días, y esto se considera normal.

Debido a este sistema, todos los niños a la edad de cuatro años tocan al menos un instrumento musical y están bien versados ​​en matemática básica y gramática. A la edad de 5 años, están listos para ir a la escuela. Se les enseña a ser disciplinados.

5. Los niños pueden estar solos.

En Japón y Corea, las madres no acompañan a sus hijos a la escuela, estos van a la escuela por su cuenta.

Cuando ingresan a la escuela, generalmente pueden contar, escribir y leer libros sencillos. La gente de estos países está convencida de que cuando los niños aprenden a contar a una edad temprana, desarrollan sus cerebros y, por lo tanto, su imaginación.

6. Cuando llega el momento, los niños se toman su tiempo para elegir su futura profesión.

Entre los doce y dieciséis años se considera que un niño ha madurado y es responsables de sus propias decisiones. Sin embargo, los niños no son empujados a elegir una carrera si no quieren.

La relación con la familia es muy importante. Los niños pueden vivir con sus padres todo el tiempo que deseen. Sin embargo, los niños de catorce años generalmente han descubierto lo que quieren hacer con sus vidas y prefieren vivir solos.Este sistema ha existido durante muchos años y ha ayudado a los padres asiáticos a criar niños hábiles e inteligentes que respetan las tradiciones, a los seres humanos y que funcionan bien en grupo.

La regla esencial de los sistemas orientales es: la explicación de la consideración, el afecto y la supervisión de los padres son importantes para el crecimiento de un niño sano. Y la disciplina con independencia les permite lograr grandes resultados en materia de educación y trabajo.

Click to comment

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.

Most Popular

To Top